Patrimonio

Aún se conservan en algunos barrios periféricos viejas viviendas y una estructura en sus calles que retrotraen al paseante a tiempos muy lejanos. Los molinos y lagares constituyen una muestra de un vieja industria. Junto a ellos puede el visitante agradar su visita con los muros o viviendas circulares que se extienden a lo largo y ancho del término municipal.
Cruz renacentista
Se trata de una cruz de término, de material granítico, que, ante el peligro que corría, fue trasladada a la plaza de la iglesia. Es una de las más valiosas representaciones de este tipo en toda Extremadura. Fue ejecutada por Francisco Esteban en el año 1559. La columna estrada, que se levanta sobre una basa grabada con elementos religiosos, sirve de sostén a la cruz que acoge las escenas de la Crucifixión y de la Piedad.
Ermita de los Santos Mártires
Es la más antigua de cuantas se conservan en la localidad. Su configuración y la aparición de ciertos materiales durante las obras de restauración ha hecho pensar a algunos estudiosos que fue reedificada sobre un templo romano.
Ermita de Santa Marina
Data de finales del XVIII y se construyó tras el abandono de su antigua capilla situada a una legua del pueblo, en los parajes de las Canchorras. Todo parece indicar que tuvo su origen en un santuario romano dedicado a Venus Marina, de la que la santa heredó sus atributos.
Ermita Santísimo Cristo de los Remedios el Humilladero
Surge como un pequeño oratorio, vinculado ala Cofradía de la Vera Cruz, en la segunda mitad del siglo XVI. El edificio sufre una completa remodelación a principios del siglo XVIII, época en que se talla e instala el retablo barroco que acoge la imagen del Cristo de los Remedios. Consta de una nave, y su cabecera presenta una cúpula de media naranja con frescos alusivos a la Pasión de Cristo.